Ansiedad Generalizada

El trastorno de ansiedad generalizada (T.A.G.) es un trastorno mental en el cual las personas afectadas se encuentran frecuentemente preocupadas y con ansiedad excesiva, durante un período de al menos seis meses.

Esta ansiedad excesiva y continua, se torna difícil de controlar y entonces, interfiere en las actividades diarias.
Se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, aunque es una afección común que padecerse tanto en la niñez como en la adultez.

Las preocupaciones y temores suelen ser globales e indefinidas, en relación a muchos temas. O sea que, la personas que padecen un T.A.G. se encuentran permanentemente preocupadas por todo, tanto por lo que sucede o podría suceder, así como por cuestiones que no muestran indicios de que pudieran ocurrir en el futuro.

Algunos de los síntomas más frecuentes son:
  • Preocupaciones excesivas por diversos temas, incluso desproporcionadas en relación a temas triviales.
  • Constante sensación de alerta, percibiendo situaciones y acontecimientos como amenazantes, aunque no lo sean realmente
  • Constante anticipación de consecuencias y eventos negativos,  esperando que suceda lo peor.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sensación frecuente de nerviosismo e incapacidad para relajarse.
  • Tensión muscular, que muchas veces conduce a fuertes dolores y contracturas.
  • Fatiga, irritabilidad e insomnio.

Tratamiento del T.A.G.

La terapia cognitiva conductual es la forma más efectiva de la psicoterapia para el trastorno de ansiedad generalizada.

Se centra en dotar a la persona de recursos y habilidades específicas, que la ayuden en el manejo de la ansiedad y a retomar gradualmente las actividades que habían dejado debido a la ansiedad. Se utilizan técnicas combinadas de relajación y técnicas conductuales, según cada caso en particular.

Se trabaja cognitivamente en la definición de los estímulos asociados al aumento de la ansiedad. Muchas veces, la persona experimenta intenso malestar ante situaciones muy diversas, como: temor a enfermar, rendir un examen, situaciones laborales o cotidianas, temores en relación a sus seres queridos.

A partir de identificar y segmentar esa ansiedad tan globalizada en principio, la persona puede aprender a percibir esas situaciones de manera acotada y manejable, así como a afrontar más adecuadamente la ansiedad asociada a cada una de ellas.

En algunos casos, también puede ser necesario el tratamiento con psicofármacos.

Psicóloga Carolina Scotti

🔝 Ver más terapias