El Estrés del Expatriado o Síndrome de Ulises

Emigrar se ha convertido hoy para millones de personas en un proceso que implica unos niveles de estrés tan intensos que pueden llegan a superar la capacidad de adaptación de los seres humanos.


Quienes emigran, son candidatos a padecer el Síndrome del Inmigrante con Estrés Crónico y Múltiple o Síndrome de Ulises. El conjunto de síntomas que conforman este Síndrome constituyen hoy un problema de salud mental emergente en los países de acogida de los inmigrantes.

Se trata de un gran malestar emocional que sufren las personas que han tenido que dejar atrás el mundo que conocían.


Los síntomas suelen ser:

Tristeza, llanto

Culpa

Ideas de muerte

Tensión y nerviosismo

Preocupaciones recurrentes

Irritabilidad

Insomnio

Cefaleas y contracturas musculares

Fatiga

Fallos en la memoria

Falta de atención

Sentirse perdido (incluso perderse físicamente)

Hallarse desorientado temporalmente


Los estresores más importantes son:

La separación de los seres queridos que supone una ruptura del instinto del apego

El sentimiento de desesperanza por el fracaso del proyecto migratorio o porque no se cumplen las expectativas previas

El estatus social ( acceso a papeles, oportunidades, trabajo, etc)

La ausencia o desventaja de oportunidades

La cobertura de las necesidades básicas (alimentación, vivienda, atención de la salud)

Entender e incorporarse a las normas/costumbres nuevas

El miedo y la incertidumbre

Pueden considerarse además, al menos siete duelos que debe atravesar la persona que emigra:

La familia y los seres queridos

La lengua

La cultura (costumbres, valores, comidas…)

La tierra (el barrio, paisajes, colores, luminosidad, olores, temperatura…)

El estatus social (acceso a oportunidades, papeles, trabajo, vivienda, sanidad…)

El contacto con el grupo de pertenencia (prejuicios, xenofobia, racismo…)

Los riesgos para la integridad física (en el viaje migratorio, accidentes laborales, persecución., indefensión, trabajo en condiciones de explotación…)

EL acompañamiento terapéutico es de vital importancia cuando la persona sienta que sus capacidades de adaptación se encuentran al límite o han sido sobrepasadas. Contar con la ayuda de un profesional de la salud mental puede evitar el desarrollo de un trastorno.

Psicóloga Carolina Scotti