Tratamientos

AEROFOBIA

By febrero 1, 2017 No Comments

El temor de emprender un viaje en avión es muy común. Muchas personas refieren inquietud con relación a volar, diversas encuestas encontraron que sólo un 5% de quienes vuelan, lo hacen sin ningún tipo de temor.

Están quienes viven la situación de volar con una ligera incomodidad, que normalmente se disipa luego del despegue. En otros, la preocupación es mayor y suelen ayudarse con factores externos, tales como la presencia de un acompañante, o en muchos casos el consumo de medicamentos ansiolíticos antes de salir para el aeropuerto, con eventual refuerzo antes de embarcar.

Por último, están aquellos que presentan un temor de tal intensidad que anula por completo la posibilidad de viajar en este medio de transporte. Las limitaciones y dificultades que genera este trastorno pueden afectar diferentes áreas en la vida de una persona. Muchas veces, el viaje en avión aparece como una necesidad, ya sea por obligación laboral, o por demandas de la dinámica familiar.

Para tratar la aerofobia es necesario ser evaluado por un psicólogo, para que diagnostique de forma segura dicha condición, y pueda indicar el tratamiento indicado. En la mayoría de los casos el tratamiento puede ser sencillo y de corta duración.

La Terapia Cognitivo Conductual (TCC) ofrece un abordaje breve y focalizado en los problemas actuales. Breve se refiere al uso del tiempo adecuado para lograr los objetivos planteados, si bien la duración varía en relación al diagnóstico, la coexistencia de otros diagnósticos que compliquen el cuadro, historia personal, tiempo de evolución de la enfermedad, recursos personales, etc. Y focalizado, porque trata directamente los problemas, investiga los estímulos que los provocan y sus consecuencias. Brinda a la persona herramientas y técnicas para ganar control sobre sus síntomas, iniciando así el camino para la erradicación de los mismos.

En la actualidad, entre los profesionales de todo el mundo especializados en los Trastornos de Ansiedad, no existen dudas acerca de que el Tratamiento Cognitivo-Conductual, integrado cuando es necesario con la indicación de psicofármacos, resulta el método de elección por su eficacia y rapidez en la obtención de resultados positivos. Su eficacia ha sido estudiada y probada en numerosos estudios.

La TCC está dirigida a identificar y cambiar las ideas erróneas o pensamientos automáticos (aspectos cognitivos) y las conductas no deseadas, limitadas o condicionadas por el temor (aspectos conductuales), que contribuyen a generar síntomas y circunstancias propicias para el desarrollo y mantenimiento de la fobia.

El objetivo final es la recuperación de la vida y movilidad normales, libre de estados de ansiedad inapropiada o preocupación excesiva.

 

¡Empezá tu terapia hoy!